Rebelión ante la adversidad

Los sentimientos se agolpan, mientras observas y animas o sientes un carrusel de emociones antagónicas durante 90 minutos.

Disfrutas del fútbol y piensas en lo que luego vas a escribir. El corazón es el camino y el Atlético Paso casi siempre propone demasiada literatura y épica sobre el césped como para intentar ser breve.

No podemos pasar por alto, que estamos en un momento de la temporada en el que una victoria como la de hoy, es un alimento indispensable para continuar nutriendo el proyecto de la ilusión. Los que hemos estado hoy en el Municipal de El Paso, hemos visto una demostración del carácter combativo de un grupo de jugadores que no se resignó a la fatalidad, tras irse con una derrota por 0 a 1 al descanso, y que en la reanudación dio un golpe de autoridad, se rebeló contra su propio infortunio y metió 5 goles, volviendo sobre una verdad incuestionable: la calidad y el talento presente en la plantilla para “ganar por la vía rápida” y desenmascarar un prejuicio recurrente al que todos, desde la entendible desesperación de un aficionado, recurrimos: este equipo no tiene gol, sin embargo ha anotado 9 tantos en los dos últimos choques que ha disputado como local.

En la alineación inicial hubo algunas novedades o rotaciones. Nebai era de la partida y Brian quedaba en el banquillo, Adrián Hernández salía de inicio y regresaba a la titularidad Juanda, tras cumplir su partido de sanción por acumulación de amonestaciones.

La hoja de ruta estaba clara, crecer desde la solidez defensiva con dos centrales, sempiternos guardianes del área como son Deivid y Jaime y el atrevimiento de los laterales Álex Cruz y Juanda, intentando probar conexiones, este último, con Armiche y Jesús Cruz, que tanto aparecía de extremo como de referencia arriba. Es una característica del juego del Atlético Paso, acumula muchos jugadores en la zona de ataque, intercambiándose las posiciones en una exhibición de enorme movilidad, y así vimos a Armiche asociándose con Vianney, que terminó con el derribo del mago al borde del área o un pase en largo de Juanda por su banda, culminando una galopada con pase largo para Jesús, que venía con todo para rematar o el complicado remate “acrobático” en una volea poco ortodoxa de Adrián Hernández. Nebai Roberto Bolaños y Vianney tremendamente activos, intentaron crear juego como una factoría que inventa balones y abre el campo, pero algo fallaba. Faltaba esa chispa de peligro que metiera el miedo en el cuerpo a la defensa blanquinegra del Atlético Victoria. El partido pedía tocar rápido y pisar el acelerador para imprimir una marcha más. El dominio era alterno y los tinerfeños avisaban con varias aproximaciones a la meta de Luis Arellano y que acababan con disparos duros a los que respondería con solvencia el cancerbero local. En el minuto 38 Dani Muni mete un zapatazo al cuero desde 35 metros y en su trayectoria aérea se aloja en la portería de un “adelantado” Arellano. Golazo de una magnífica vaselina y silencio y estupor momentáneo en la grada.

Pero la segunda parte fue otra cosa. Entra Aday en sustitución de Jesús Cruz. Su presencia generó superioridad en el medio campo, siendo admirable el trabajo que hace el grancanario sin balón. Es él, quien en el minuto 48, da un formidable pase para que Armiche haga el empate, 1 a 1. El equipo local salió enrabietado, el ánimo entró en un trance de rebelión ante las fatídicas circunstancias del inesperado gol tinerfeño. Como en otras mañanas de fútbol, cuando el Atlético Paso abre el melón y estrena su casillero de goles, empieza la estructura mental y muscular a relajarse, la confianza aumenta el rendimiento general y la apisonadora hace su trabajo. En el minuto 51, claro derribo de Adrián Hernández en el área y el colegiado de la contienda señala penalti. Desde los once metros, el mago Vianney no perdona y se materializa la remontada, 2 a 1. Como le sucediera hace diez días al Güímar, tras el segundo gol pasense, el Victoria desapareció. Un golpe de autoridad a tiempo que tendría continuidad con el 3 a 1 en el minuto 62. Roberto Bolaños asiste, con un maravilloso cambio de orientación a Adrián, que no consigue marcar en el primer disparo con la pierna derecha, pero sí en el rechace del lateral visitante, Tarife. El 4 a 1, tan solo 3 minutos después, tras una ruptura al espacio, Armiche culmina un excelso pase de Juanda. Los verdinegros bajan la intensidad, pero aún quedaba más. En medio de la fiesta y la algarabía del graderío el paseo militar termina con una “manita”. Gol de Malick a pase de Armiche, verdadero jugador top del partido de hoy y agitador de la victoria en una segunda parte que hizo disfrutar al respetable. 5-1 y El Atlético Paso, sigue imbatido.

Los cambios oficializados por Jorge Muñoz fuero los siguientes:
Aday por Jesús Cruz, Jordan por Deivid, Yeray por Vianney, Brian por Roberto Bolaños y Malick por Adrián.

FASE PLAYOFF ASCENSO 2ª RFEF

Partido único en el campo del mejor clasificado.